La triste historia del zarevich Alexei Romanoff y los peligros de la endogamia

En la clase de hoy hablamos sobre la hemofilia del zarevich Alexei Romanoff y las derivaciones políticas e históricas que su tragedia acarreó para el agonizante Imperio Ruso.

El origen de la enfermedad -así como otras dolencias padecidas por distintos miembros de las casas reales europeas con fuertes lazos cosanguíneos- suscitó un debate que desbordó los límites de la Historia. Dados los interrogantes planteados en la clase, y partiendo de la base de que el tema no es de la especialidad de los historiadores, sino de los biólogos, nos interesa rescatar algunos conceptos.

La endogamia se define, en biología, como un estado de consanguinidad conseguido por la unión de dos individuos con una ascendencia común.

Leemos en El Ojo Científico: “La mayoría de las enfermedades genéticas, se produce cuando se unen dos genes defectuosos, que suelen ser recesivos, lo que significa que para que una persona la padezca, ambos padres deben ser portadores.

La mayoría de nosotros es portador de un gen de alguna condición que probablemente nunca manifestemos, pero si tenemos un hijo con una persona que también porte ese gen, existen altas posibilidades que si desarrolle una enfermedad, que incluso podría ocasionarle la muerte.

En bebés producto de relaciones endogámicas, esos genes recesivos se activan y manifiestan. Las condiciones genéticas asociadas a factores hereditarios son, entre otras, la hemofilia, Huntington, Fibrosis Quística, varias distrofias musculares y una serie de enfermedades psiquiátricas y retrasos mentales.

Mientras más cercano es el parentesco, mayor el peligro.”

El Dr. Benjamin A. Pierce, en su libro Genética: Un enfoque conceptual (Ed. Médica Panamericana, 2006), sostiene que “los efectos perjudiciales de la endogamia se han reconocido en los seres humanos durante miles de años, y podrían ser la base de los tabúes culturales contra el apareamiento entre parientes cercanos. William Schull y James Neel encontraron que con cada 10% de aumento de aumento en F, la media del cociente intelectual de los niños japoneses disminuía seis puntos. La mortalidad de los niños también aumenta con la endogamia entre parientes cercanos; los hijos de primos hermanos tienen un 40% de aumento en la mortalidad en relación con la observada entre los niños de personas sin parentesco.” (p. 688)

Nicolás II Romanoff era primo de Jorge V, príncipe de Inglaterra e hijo de la reina Victoria. Y en 1894 se casó con una nieta de la misma reina, la princesa alemana Alix de Hesse-Darmstadt.

¿Te interesa saber más sobre el tema? Podés leer La endogamia mató a los Austrias en el Diario El País de España.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: