CÓMO PREPARARSE PARA UNA EVALUACIÓN

Vienen los exámenes, hay que ponerse a estudiar, y muchos no comprenden que es necesario, imprescindible, establecer una rutina de estudio y seguir ciertas pautas para tener éxito en las evaluaciones. La realidad es que si hasta ahora lo que está haciendo no te dio resultado,  ¿por qué no probar otra cosa? Te aseguro que verás resultados excelentes. Si te decidís, ahí va un listado de pautas:

1) Determinar qué temas abarca la evaluación. En los exámenes finales, hay que tener el programa de la materia y verificar con el profesor cuáles entrarán en el examen.

2) Determinar cuál es el material que se debe leer (capítulos del libro de texto, fotocopias, apuntes, ejercitaciones elaboradas en clase, material periodístico, etc.). Tené por seguro que si el profesor te dio una lectura, un texto, un autor, te va a preguntar sobre eso. La carpeta de clase, imprescindible que esté completa. Si no la tenés, así pedí ayuda a tus compañeros.

3) Elaborar un cronograma: fijar horas de estudio cada día para determinada cantidad de material y reservar un día para el repaso y para la autoevaluación.

4) Comenzar a leer el material y cotejar con los apuntes de clase, con las correcciones y las aclaraciones del profesor. Este es el momento de aplicar técnicas de estudio: la lectura comprensiva, la identificación de palabras o expresiones clave, el titulado marginal, la elaboración de resúmenes y síntesis o de esquemas de contenido. ¿Para qué creen que se los enseñaron durante el año?

5) Repasar y fijar conocimientos.

6) Autoevaluarse en forma oral o escrita, con el fin de detectar los puntos que aún no se entienden, para insistir en su lectura y en su interpretación.

7) Conviene estudiar y repasar con algún compañero, ya que puede advertir detalles que a uno se le pasan por alto, y viceversa.

Recomendaciones finales

• Trabajar siempre con un diccionario para no “dejar pasar” palabras desconocidas al releer la información. Puede suceder que la palabra salteada por comodidad sea la clave que permite entender todo un párrafo.

• No dividir los temas de estudio cuando las evaluaciones son grupales: si cada alumno solo conoce una parte de los contenidos, no podrá intercambiar ideas con los demás para elaborar las respuestas correctamente. El resultado de un trabajo grupal es responsabilidad de todos. Los integrantes del equipo deben conocer la totalidad de los temas tratados para poder contribuir con sus aportes a la discusión general y asegurar un resultado exitoso en la evaluación.

¡Suerte!!

Tomado de: Guía Santillana de Recursos para el Docente. En: Morichetti, María, Historia: América Latina y Europa entre los siglos XV y XVIII : recursos para el docente. – 1a ed. – Buenos Aires: Santillana, 2007, con algunos agregados míos.

Si te interesó esto, puede que también desees ver:

Definiciones de las consignas más utilizadas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: